La enfermedad de la nube

Estamos totalmente infectados. El ser humano es un animal social por pura naturaleza, pero hemos llevado eso hasta un límite insospechado. Hoy en día la mayoría de personas del primer mundo no saben vivir sin estar “conectados”. Lo que hace unos años era un cuento de ciencia ficción hoy se ha convertido en una normalidad pasmosa. Estoy convencido de que conocéis a personas que son incapaces de estar un día sin móvil, whassapp, facebook, tuenti, twitter y similares. Yo mismo hablo desde la experiencia. Estoy convencido de que sería una situación que me costaría asimilar, quizá no en un día, pero posiblemente trás varios días ya lo echaría de menos como si de una droga se tratase.
Posiblemente la palabra “droga” sea lo que más se asemeje a lo que vivímos hoy en día con esta masiva conectividad que no tiene vistas si no de aumentar cada día más. Probablemente en unos años la situación no tenga nada que ver con la que se está dando hoy en día. Aún recuerdo cuando hace unos años tener Internet era un bien de lujo que no se daba precisamente en muchos hogares. Hoy en día aquello es un chiste, y probablemente un chiste malo. Hoy en día no somos conscientes de que aquel fue el germen que dió inicio a una nueva revolución tecnológica.
Enumerar las innumerables ventajas que nos puede dar este nivel de conectividad es innecesario, pero como toda tecnología también tiene su gran lado oscuro: dependencia abusiva, depresiones, sin soledad (algo que cada vez asusta más a las personas, y no tendría por que ser así), etc. Hoy en día nos da auténtico miedo estar solos, no tener ninguna “puerta” abierta. Es irónico, porque por otro lado es posiblemente la época en la que más sola esté realmente la gente, aunque la realidad es y será pronto un concepto muy discutido si es que a este paso conseguimos concebir que es realidad y que no lo es.
Esta pequeña reflexión me ha venido a la cabeza tras visionar “Black Mirror”, una serie de corte antitecnológico, que nos muestra posibles caminos y consecuencias de este modelo abusivo tan arraigado en nosotros hoy en día, muy centrado en el papel de las redes sociales. Lo peor es que, aunque los capitulos sean de ciencia ficción, están basados en un futuro y en una realidad que no solo puede darse, si no que tiene muchas papeltas de ser así, siempre teniendo en cuenta los diferentes matices. Pero el concepto, el concepto clave que nos dan esos capítulos, es una causa que sin duda se dará en el futuro, y no muy alejado de este presente.
Lo más curioso de esos capítulos es observar las consecuentes pérdidas de humanidad a las que se ven sometidas los diferentes protagonistas, algo palpable con solo salir a la calle o con observarse uno mismo. ¿Seremos finalmente presas de nuestro propio poder tecnológico?, y no me refiero precisamente a que las máquinas nos vayan a dominar, no al menos en el sentido literario. Pero si es cierto que estamos creando una droga en forma de dependencia excesiva de la que no se hasta donde nos va a llevar, principalmente porque nadie considera que sea algo malo en sí. La visión de estos capítulos me ha hecho reflexionar en que quizás no sea ni la mitad de bueno que parece.
Y todo esto por no hablar del asunto de la privacidad. Uno no lo suele pensar detenidamente, pero cuando subimos fotografías, mensajes privados o vídeos nuestros a cualquier servidor de esta serie de redes sociales, no tenemos ni la más mínima idea de que harán con toda esa información que estamos subiendo a la nube. Por no hablar del uso que otras personas pueden hacer y hacen en diversas ocasiones con esa información. Nunca nos hemos cerrado tanto a la realidad y nunca hemos abierto nuestras puertas con tanta facilidad al resto del mundo. La imaginación puede ser muy cruel con el uso que se puedan realizar de todo ese material multimedia.
Quizás, a veces nos olvidamos de vivir la vida. Quizá, a veces somos demasiado poco conscientes de nosotros mismos. Quizá, a veces estemos perdiendo aquello que nos hace humanos.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: