Rompe Ralph, buen intento Disney

Por empezar siendo un poco pedantes, dijo Italo Calvino, uno de los mejores escritores del siglo XX italiano que «Toda historia no es otra cosa que una infinita catástrofe de la cual intentamos salir lo mejor posible» y, realmente, no se me ocurre otra manera más acertada de intentar explicar lo que ocurre con esta película. 

Si, el paraíso existió y yo me dejé mucho dinero allí.

Ralph, nuestro protagonista, es el malo de un videojuego. Su trabajo consiste en destruir todos los días un edificio y evitar que el bueno, Felix, gane el juego. Nuestro Donkey Kong particular se encuentra sumamente harto de trabajar como malo y anhela el reconocimiento que todos los días obtiene el protagonista de su juego. Como suele ocurrir, el bueno siempre es recompensado pero, ¿por qué siempre olvidamos al malo?, es decir, ¿existiría acaso un “bueno” si no existiera un antagonista? Retorcidas disertaciones filosóficas aparte, la premisa original es interesante y me atrevería a decir que la primera media hora de metraje es muy buena. En esta nos presentan todo un mundo tras las pantallas de las recreativas de los 80 y 90 con detalles tan geniales como el acto de poner una moneda en cualquiera de las máquinas para indicar quien es el siguiente al que le toca jugar.

Si te tiran por la azotea de un edificio es posible que acabes con síntomas parecidos a los de Ralph.

De igual modo, nos muestran como los personajes tienen la posibilidad de transportarse entre una máquina y otra a través de los cables hasta llegar al centro de la “estación” que no es ni más ni menos que un múltiple donde están conectadas todas las recreativas. A partir de aquí se nos presenta el conflicto interno de Ralph en el que nos damos cuenta que, en este mundo, ser “el malo” es simplemente un trabajo más, pero que curiosamente se encuentra muy mal visto por el resto de personajes. Mención especial a la reunión semanal de malos malosos, cual alcohólicos anónimos, que tratan de convencerse de que su trabajo es igual de bueno que cualquiera. Cansado de su situación, de su aburrido día a día y del bullying sufrido por el resto de la comunidad digital, Ralph decide demostrar que no es tan malo, que puede ser un héroe, consiguiendo una medalla en otro juego que le reconozca como tal, algo que, por si no queda claro, está escrito en letras mayúsculas en la medalla de oro.

Reunión de alcohólicos ano… de malos altamente reconocidos.

Como he dicho, la premisa narrativa es interesante y los constantes guiños a distintos videojuegos, algunos más directos y otros más sutiles, hacen que cualquier aficionado lúdico como yo se deleite con esos detalles. Por desgracia, esto queda rápidamente olvidado cuando Ralph entra en una versión dulce, rosa y francamente alérgica para los sentidos de ‘Mario Kart’,  que convierte la trama en algo similar y que, no sé a ti, pero a mi me produjo un poco de indigestión, como suele suceder cada vez que te pasas de la raya comiendo dulces. En este punto se nos presenta el motivo que hará que Ralph se replanteé todas sus motivaciones en forma de una niña que tiene un fallo de programación. Entre nosotros, yo creo que nunca ayudaría a cumplir el sueño de una pequeña niña repelente que no deja de referirse a mi como “descerebrado”. Creo que es un error no haber enfocado la película a visitar los distintos mundos del universo arcade que nos muestran al principio. A partir de aquí yo, como espectador, perdí bastante el interés por el desarrollo de la trama y su nudo, bastante obvio desde el principio.

La niña repelente.

No pasa de ser la clásica historia del héroe, en sentido estrictamente literal. El protagonista está harto de su día a día, sale de su zona de confort, se desarrolla y vuelve siendo alguien mejor. El problema es que si quieres competir contra Pixar en su mismo campo, debes hacer algo más. Pixar no se queda únicamente en mostrarnos una historia del héroe, la historia del héroe es la excusa para transmitir un mensaje de mayor calado tras toda una historia de compañerismo, amistad y valor. Esta película se queda únicamente en lo segundo, pero no encontramos nada en el fondo, salvo una superficie aburrida y plana.

Anuncios

2 comentarios sobre “Rompe Ralph, buen intento Disney

Agrega el tuyo

  1. Muy pero que muy de acuerdo con tu opinión de la peli, JJ Martínez.

    Nunca he entendido porqué a la gente le encanta tanto si yo precisamente le encontré el mismo punto débil que tú, el de que después del buen arranque, la película se estanque en aquel “dulce mundo”. Me gusta mucho la propuesta, claro, es genial ver los chistes geeks y otros personajes icónicos, pero yo también quería más.

    Hace ya unos cuantos años que la vi, así que no la recuerdo muy bien, pero si la memoria no me falla al principio visitaban varios lugares diferentes y hasta entraban en un videojuego de estilo en primera persona, rollo FPS. Deberían haber apostado más por esa dinámica de ir tocando más palos, estoy seguro que de esa forma hubiese sido más fresca y divertida. Para mí se queda en un simple decente.

    Hace poco anunciaron segunda parte, por cierto, veremos si son más listos con la secuela… Espero que sí. ¡Un saludo! 😉

    Me gusta

    1. Por suerte, ya estaremos aquí para comentarla, espero. Por cierto, muy bueno tu blog, lo descubrí el otro día a través de tu nuevo canal de Youtube y me enganchó bastante. Nos leemos!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: