JFK

El 22 de noviembre de 1963 la historia de EEUU sufrió un giro de guión que haría palidecer a películas como Seven. El joven presidente, Jack Kennedy, fue tiroteado en su visita a Dallas por un exmarine llamado Lee Harvey Oswald desde la ventana de un edificio. Por suerte, la notable maquinaría policial, ayudados por inteligencia, pudo dar con el asesino en apenas 48 horas e intentar llevarlo a juicio. Y digo intentar porque al segundo día el propio asesino fue víctima de un tiroteo en su traslado a juicio por un empresario llamado Jack Ruby. Asunto resuelto. El nuevo presidente, Lyndon Johnson, monta la Comisión Warren para investigar el asunto, se concluye que todo fue motivado por una única persona y cerramos la carpeta.

Resultado de imagen de jfk oliver stone
Kennedy, minutos antes de ser asesinado por ¿dos,tres, cuatro disparos?

Hasta aquí no tenemos mayor problema en el asunto, pero no hay que ser demasiado avispado para ver el vídeo del asesinato y darse cuenta de que hay una serie de aspectos extraños que chocan a simple vista, por ejemplo, da la sensación de que los disparos vienen de distintos lugares al observar como el cuerpo se tambalea de un lado a otro al recibir cada una de las balas. Este es otro aspecto a resaltar, ¿fueron dos disparos, tres, cuatro? El caso es que Kennedy no fue el único en recibir uno ya que el tipo de delante también fue herido, de este modo, podríamos deducir, según la versión oficial, que se disparó una especie de bala mágica que se movió desde diferentes ángulos cuando llegó al automóvil donde se encontraba el presidente. Podríamos seguir tratando lo absurda que fue la seguridad del evento teniendo en cuenta que el presidente se hallaba realizando un acto en una ciudad sureña, muy hostil a sus propuestas gubernamentales de sacar a los soldados de Vietnam, no invadir Cuba y luchar por los Derechos Civiles de los negros. También podríamos mencionar el hecho de que Oswald nunca había sido tan buen tirador como para acertar al presidente en un coche en movimiento desde la perspectiva que se encontraba o que los servicios secretos arrestasen a una serie de personas que decían haber escuchado los tiros desde lugares muy alejados al edificio donde se encontraba el asesino. En fin, sería fácil seguir, pero me temo que podríamos tirar de una cuerda que nos llevaría a más dudas que certezas en este asunto.

Tres años después, el fiscal de Nueva Orleans Jim Garrison (interpretado por la mejor versión de Kevin Costner), se huele algo raro en todo este asunto y leyendo el expediente de la Comisión Warren no puede más que quedarse con la mosca detrás de la oreja. Así, junto con su equipo, decide seguir el hilo para ver si hay gato encerrado. Lo que se encuentra no es un gato, sino un auténtico monstruo. Y es que, como relató Shakespeare, seguimos siendo los mismos seres que mataron a cuchillazos a Julio César en la Curia del teatro de Pompeyo. Es en este punto donde arranca una historia de casi tres horas de duración que se pasa en un suspiro y en la que asistimos a una época de profunda metamorfosis americana.

Resultado de imagen de jfk oliver stone
Un estupendo plano que enmarca al equipo de Garrison entorno a este como figura central, señalándonos la importancia de los mismos en el objetivo del fiscal.

Oliver Stone, director empeñado en retratar a grandes personajes históricos y en eterna cruzada contra el gobierno estadounidense a través de una serie de películas y documentales, nos hace partícipes de su punto de vista. Siempre queremos saber más y tirar del hilo porque sabemos que la historia oficial no tiene ningún sentido.

Sin embargo, teniendo en cuenta las posteriores películas de Stone, el mérito real debemos dárselo a Joe Hutshing y Pietro Scalia, auténticos artífices del montaje y ritmo de la película, aspecto por el cual recibieron un Oscar más que merecido y que, unido a la labor del maestro John Williams, consigue involucrarnos en la trama como si formásemos parte del equipo de Garrison. Y es que no debe de ser nada fácil adaptar la estructura narrativa de dos libros de investigación que tratan de demostrar que Oswald no fue el verdadero asesino a una película de casi tres horas de duración y que, encima, te salga bien. Para lograr esto, el director centra toda la información del libro en el personaje principal, de tal forma que todas las dudas, pesquisas e investigaciones tengan al fiscal como eje central de la trama y nosotros, los espectadores, no nos perdamos en ramificaciones narrativas, pudiendo identificarnos de paso con su obsesión. Es todo un acierto que nos ayuda a empatizar con los hechos salvando las escenas en las que Garrison va alejándose progresivamente de su familia a medida que la investigación avanza y ocupa todos sus pensamientos. Esta escenas son lo único que entorpece ligeramente la trama pero entiendo que, para empatizar con la perturbación del fiscal y dar un descanso a la trama principal, Stone las consideró necesarias. Mención especial al uso de flashbacks utilizando imágenes de archivo real intercaladas con las propias del filme.

El último acto de la película nos lleva al juicio final, donde se ponen sobre la mesa todas las cartas recogidas a lo largo de la trama para ajusticiar al único sospechoso visible, Clay Shaw (interpretado por un convincente Tommy Lee Jones) y es, por otra parte, la parte que más vergüenza ajena nos puede causar ya que se convierte, como no podía ser de otra manera, en un alegato de lo que debería de ser un buen patriota americano. Oliver, amigo, ya hemos entendido el mensaje durante toda la película, no hace falta que nos lo restriegues con un cartel de neón al final.

Resultado de imagen de jfk oliver stone
“Y aquí viene la parte en la que sueltas todo el rollo patriótico, ¿lo controlas?”

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: